Traful y su extraño bosque sumergido

Todos hemos visto un bosque al menos una vez en la vida, cubren alrededor del 30% de la superficie terrestre del planeta. Incluso si no hubiesemos conocido alguno con nuestros propios ojos, sabríamos cómo se supone que deben verse. Sin embargo, este mundo esconde más de una sorpresa, como el Lago Traful, con su extrañísimo bosque sumergido.

fotografía de Neuquén, la provincia del bosque sumergido
Foto de Franco Chavol, Unsplash

El lago Traful se encuentra en la provincia de Neuquén, en la Patagonia, Argentina. Pocos lugares se le parecen, no sólo por la belleza natural de sus ecosistemas, sino por el peculiar bosque de cipreses que esconde Traful. Un bosque con ejemplares de más de 35 metros de altura, todavía vivitos y coleando, aún debajo del agua.

¿Cómo pudieron terminar allí, en el fondo del lago Traful?

foto del bosque sumergido de Traful

El bosque sumergido del lago Traful acabó en el fondo del lago debido a desplazamientos de tierra violentos, ocurridos en el año 1960, cuando un fuerte terremoto sacudió la zona, y desprendió una ladera completa llena de cipreses.

Bosques de este tipo sólo se producen por circunstancias externas. En Grüner See (Lago Verde), Austria; también se consigue un bosque como éste, pero en lugar de sumergido es sumergible, pues sólo se hunde cuando los glaciares de la zona se derriten y el nivel de las aguas del lago aumenta.

Cipreses, duros de matar

El ciprés es una conífera de hoja perenne, conífera porque envuelve sus semillas en una especia de piña, llamadas oficialmente conos, estos conos son extremadamente duros y permiten que la semilla sobreviva condiciones muy adversas. Por lo que sí, los cipreses son rudos desde que nacen y aún desde antes de nacer.

Pueden llegar a crecer más de 20 metros, aunque no es extraño que sobrepasen esta medida si tienen tiempo suficiente.

Los cipreses son resistentes a las sequías y al fuego. El verano del año 2012 más de 20.000 hectáreas de un bosque experimental ardieron en Valencia, España; en medio de la destrucción de las llamas, yacían todavía saludables y verdes muchos cipreses. Ese mismo año, los investigadores españoles Bernabé y JoséMoya, se decidieron a investigar en profundidad aquella hazaña. De todo el bosque sólo habían ardido el 1,27% de los cipreses.

¿Cómo era posible?

Los investigadores sometieron al ciprés a tests de inflamabilidad y de humedad, concluyeron que tanto hojas como ramas tenían un porcentaje de humedad de entre 84 y 96%, lo que retrasa la ignición, el momento en el que aparecen las llamas. Un ciprés tarda hasta 7 veces más que una encina o un pino en sucumbir al fuego

Por esto muchos gobiernos valoran la posibilidad de sembrar cipreses y crear muros naturales anti-incendio que permitan controlar la expansión de las llamas.

El ciprés es un verdadero campeón de la supervivencia, no es ninguna sorpresa que un bosque de ellos pueda vivir incluso en el fondo de un lago.

2 comentarios en «Traful y su extraño bosque sumergido»

Deja un comentario