Los 3 relojes curiosos más raros del mundo

Relojes curiosos los había por todos lados en la antigüedad. Puede que nos resulte extraño, pero hubo un tiempo en que calcular con exactitud la hora del día fue un desafío reservado para genios.

Cada civilización tenía sus métodos favoritos, y a menudo más de una manera de saber. Así como nosotros vemos la hora en algún reloj de pulsera, teléfono o computadora; ellos acudían a sus relojes curiosos y originales.

Con la modernidad todo eso se hizo a un lado. Nos acostumbramos a nuestros dispositivos, sencillos y fiables.

Sin embargo, en ocasiones algún genio con la creatividad de los antiguos hace realidad conceptos interesantes y reinventa la forma en que medimos el tiempo.

Mengenlehreuhr, el “semáforo” que dice la hora

Si hablamos de relojes raros pocos pueden siquiera competir con el Mengenlehreuhr, que dice la hora a través de un código de colores.

Por petición del Senado de Berlín, Dieter Binninger diseñó este peso pesado de los relojes curiosos, sin manillas, ni números en ningún lugar.

relojes raros mengenlehreuhr

Pero, ¿cómo da la hora si ni siquiera tiene números o manillas?

Muy simple, cada segmento representa una determinada cantidad de tiempo transcurrido, por el espacio que ocupen las luces de colores podemos deducir la hora del día.

Se lee de arriba hacia abajo. El círculo representa segundos, y parpadea por cada segundo que pase. Cada sección del siguiente par de filas abarca un espacio de tiempo de cinco horas. La sección que sigue posee 11 pequeños espacios, cada uno es igual a cinco minutos. Finalmente, los cuatro espacios de la última fila equivalen a un minuto cada uno.

Es tan especial que sólo con entrar en funcionamiento, en 1975, ganó un premio guinnes.

Desde un punto de vista subjetivo este reloj es toda una obra de arte. Pero para practicidad mejor cómprate un reloj de pulsera si no quieres llegar tarde al trabajo.

Citizen VX-2 Voicemaster, el reloj que habla

Antes de que existiera Alexa o Siri, estuvo el Citizen VX-2 Voicemaster, uno de esos relojes curiosos y originales adelantados a su tiempo.

Fue lanzado al mercado en 1987, y aunque es cierto que en determinados apartados el VX-2 se quedaba corto, tenía algo que ningún otro dispositivo de muñeca ofrecía: reconocimiento de voz.

vx2 uno de esos relojes curiosos y originales

El VX-2 no era simplemente otro de los tantos relojes raros que aparecen cada tanto, era capaz de reconocer decenas de comandos de voz, podía repetir recordatorios, y aún mejor, sólo respondía ante la voz del dueño del dispositivo.

Configurarlo, como podrías haber imaginado, no era nada sencillo, pero tiene sentido, esto era tecnología pionera.

Al igual que todo lo extraño y maravilloso en este mundo, el VX-2 se ha convertido en toda una rareza en la actualidad. Una exquisitez para los bolsillos que puedan permitírselo y los cazadores de antigüedades con la suerte para conseguirlo.

El Reloj del Tiempo que Fluye

Otro de los relojes curiosos de esta lista también está en Berlín. El Reloj del Tiempo que Fluye es una obra de arte que da la hora. Es lo más lejano a un reloj convencional que podríamos conseguir.

De hecho, si no lo hubieses leído aquí seguro no sabrías decir qué es lo que hace o cómo lo hace.

relojes raros: reloj del tiempo fluyente

Y es que a simple vista el Reloj del Tiempo que Fluye parece algo sacado de alguna película de ciencia ficción. Puede que esa fuera la idea.

Más allá de todo eso, este dispositivo cumple la tarea para la que fue diseñado, pero a su manera.

A grandes rasgos no es más que un recipiente grande y elaborado. Al agua le toma un tiempo específico llenarlo por completo, cada ciclo de llenado y vaciado dura exactamente 12 horas. De esta manera, dependiendo de cuán lleno o vacío esté, cualquiera que esté cerca podría darse una idea aproximada de la hora del día.

Con artilugios tan fantásticos, ¿cómo es posible que nos conformemos con nuestros relojes de pulsera?

La respuesta está clara, funcionalidad. La mayoría de estas rarezas funcionan más como rarezas que como relojes. No todos pueden darse el lujo de llevar un reloj de agua de 13 metros por ahí para saber “aproximadamente” la hora.

Pero a pesar de esto, ¿se atrevería alguien a retirar una de estas magníficas piezas de donde están? Afortunadamente no todo gira en torno a la utilidad.

El arte es arte, y los relojes pueden servir para mucho más que para dar la hora. Así son las cosas.


¡Si te gustó el artículo no te olvides de compartirlo con tus amigos y familia!

2 comentarios en «Los 3 relojes curiosos más raros del mundo»

    • Ciertamente, la tecnología ha avanzado muchísimo. En el caso particular de estos tres relojes algo de lo que los hace tan increíbles es lo extravagantes que son. Hace que uno se pregunte quién está detrás de semejantes diseños y cómo habrá dado con la idea.

      Responder

Deja un comentario