Zircón, una misteriosa y brillante antigüedad que desafía lo que sabíamos de nuestro planeta

Sí, es la verdad, no todo lo que brilla es oro, pero minerales como el Zircón realmente te la ponen difícil ¿Cómo se supone que lo distingamos de los diamantes? Cualquiera que no sea un especialista en este tipo de piedras preciosas estará en un verdadero aprieto.

Pese a todo, el zircón no necesita parecerse a ningún diamante para ser importante, y es que en lugar de brillo tiene algo más significativo: historia.

El mineral más antiguo de la Tierra

Científicos de la universidad de Wisconsin-Madison, hallaron hace algunos años una peculiar muestra en los suelos de Australia, un fragmento de cristal de Zircón, uno de los materiales terrestres más antiguos de nuestro planeta.

Lo que hace especialmente notable al descubrimiento es que los especialistas detrás del hallazgo aplicaron una sofisticada prueba de datación conocida como tomografía atómica, esta ofreció datos exactos sobre la antiguedad de los materiales conseguidos, y por lo tanto, el equipo de investigadores pudo determinar la fecha en que dicho mineral cristalizó. Algo que de acuerdo a los expertos tuvo lugar hace unos 4.400 millones de años.

El descubrimiento, a su vez, sugiere que nuestro planeta entró en un proceso de enfriamiento mucho antes de lo que la ciencia creía, apenas 100 millones de años después de que el sistema solar se creara.

zircon, el mineral más antiguo de la Tierra

Hasta hace poco, los expertos en la materia estimaban que la Tierra habría atravesado una fase caliente primitiva por al menos 600 millones de años. Sin embargo, el descubrimiento de estos fragmentos de zircones da fuerza a la idea de que nuestro planeta pudo haber entrado en un fase fría mucho más temprano.

Este enfriamiento no sólo tiene implicaciones geológicas, sino biológicas, pues las condiciones para que la vida se diera pudieron haberse producido mucho antes de lo que se suponía en primer lugar. Los océanos y toda el agua, que componen la hidrósfera de la Tierra, podrían haber surgido tempranamente también.

Como resultado de dicho hallazgo, ahora se estima que la aparición de la vida se produjo hace unos 3,5 mil millones de años; casi 500 mil millones de años antes de lo que establecían los cálculos científicos previos al descubrimiento de los fragmentos de zircón en Australia.

Aún con toda nuestra tecnología, la Tierra no deja de escondernos uno que otro secreto, los misterios que rodean su formación y la aparición de la vida son inumerables.

Ha quedado claro, si ayer dábamos algo por sentado puede que para mañana ya todo haya cambiado, porque sólo basta con conseguir un mineral en particular, en el momento preciso, para darle un vuelco a nuestra perspectiva.

No todo es el brillo diamantino en esta vida, y el zircón lo ha dejado muy claro.

Deja un comentario