Serpientes constrictoras: espeluznantes maravillas de la naturaleza

En el amor y la guerra todo se vale, esto es especialmente cierto si hablamos de depredadores tan letales y extravagantes como las serpientes constrictoras.

No tienen extremidades, ni veneno, y ni siquiera cazan en grupo. Y sin embargo han evolucionado hasta convertirse en los depredadores más letales de sus respectivos hábitats.

Lo curioso es que las serpientes constrictoras sólo tienen una forma de atrapar y matar a sus presas: induciendo la asfixia con el poder de sus músculos. Pero son tan buenas en ello que pocas criaturas pueden hacerle frente.

Si lo pensamos bien, puede que en realidad sean los únicos depredadores del mundo que usan este tipo de estrangulamiento para cazar. La constricción de sus presas es su especialidad, la única forma que tienen de cazar eficazmente y la única que necesitan.

Estas espeluznantes maravillas de la naturaleza ciertamente son una prueba ambulante, o más bien, reptante; de los extremos a los que llega la evolución de una criatura con las condiciones adecuadas.

Tipos de serpientes constrictoras

Las películas de terror y fantasía están de más cuando consideras lo especiales, raras y apabullantes que son estas criaturas. La realidad sin duda supera a la ficción a menudo.

Y es que no hizo falta radiación ni accidentes de laboratorio para que las serpientes constrictoras aparecieran, solo la lenta acción evolutiva, propagándose a través de los genes, mutación tras mutación.

Ahora hay todo tipo de serpientes constrictoras en el mundo, desde Asia hasta Suramérica. Cada una con rasgos particulares, pequeñas adaptaciones morfológicas que les han permitido acomodarse a sus entornos y alcanzar la cima de la cadena alimenticia.

Boa arco iris

La cobriza y deslumbrante boa arco iris alcanza los 2,5 metros de longitud (muchísimo más que un humano adulto), posee escamas iridiscentes, esto quiere decir que en ocasiones estas reflejan la luz en la forma de pequeños destellos de arcoiris.

serpientes constrictoras boa arco iris

Por lo general se alimenta de roedores y mamíferos pequeños. Pese a su apariencia intimidante prefiere alejarse de los seres humanos y no suele atacar a menos que se vea amenazada.

Ante escamas como las de la boa arco iris, hasta al más tibio observador de la vida animal se sorprendería.

Pitón verde

Fácilmente uno de los reptiles más distinguibles. Puede que no sepas cómo se llama, pero seguramente la has visto más de una vez en la tele, engullendo presas como si se tratara de galletitas.

La brillante pitón verde evolucionó para adaptarse a la perfección a su entorno. Enroscada entre las ramas puede llegar a ser completamente indistinguible de las hojas. Algo que aprovecha para atrapar a pequeños reptiles, mamíferos y hasta áves lo suficientemente desafortunadas.

serpientes constrictoras piton verde

Al igual que la boa arco iris, puede llegar a medir hasta 2,5 metros, es grande, pero no por ello pierde velocidad, pues velocidad es lo que necesita para alcanzar a presas tan pequeñas y elusivas como las suyas.

Boa Constrictor

Reconocida y temida a partes iguales. La boa constrictor es una de las especies de serpientes más temidas del planeta.

Su hábitat natural son las sábanas y otras regiones con pocos cuerpos de agua de Centroamérica y Suramerica.

De color broncíneo y grisáceo con pequeñas motas oscuras, esta colosol superdepredadora puede llegar a medir hasta 5 metros.

Al igual que sus primas, la boa arco iris y la pitón verde, pasa la mayor parte del día entre las ramas de los árboles; aguardando la noche, el momento en el que desciende para cazar todo tipo de criaturas.

serpientes constrictoras boa constrictor

Curiosamente, tiene una presa favorita: los murciélagos. Es capaz de atraparlos incluso cuando vuelan.

Nadie duda que la boa constrictor es sin duda una las serpientes constrictoras más impresionantes, sin embargo, aún ella está lejos de alcanzar a las verdaderas monstruosidades que coronan este artículo.

Serpientes constrictoras gigantes, reptiles sin parangón

Llegar a la cima de la cadena alimenticia no es nada sencillo, pero para ellas es pan comido.

La supremacía de las serpientes constrictoras más grandes del mundo se la disputan dos aterradoras contendientes: la pitón reticulada, cuyo hábitat es el sudeste asiático; y la anaconda verde, que tiene por hogar los misteriosos ríos del trópico suramericano.

Ambas son material de leyenda y han inspirando más de una película de terror.

serpientes constrictoras gigantes boa constrictor

La anaconda puede alcanzar hasta 10 metros de longitud, y pesar casi 100 kilos; se ha especulado sobre ejemplares todavía más grandes pero la evidencia todavía no se ha descubierto.

Por su parte, la pitón reticulada no sólo tiene proporciones semejantes, sino que es más pesada. Su longitud promedio es de 6 metros, pero su peso ronda los 200 kilogramos o más. Es fácilmente la serpiente más pesada del mundo y eso te puede dar una idea de lo aterrador que debe ser verla en acción.

Por lo general la anaconda tiene escamas de tonalidad verde oscuro; tiene una pequeña y espeluznante cabeza que puede abrirse para descubrir las fauces más aterradoras que te podrías conseguir en tu vida.

serpientes constrictoras gigantes piton reticulada

La pitón reticulada tiene una cabeza más achaparrada y ancha, con una boca que cuenta con casi 100 dientes listos para devorar a su presa; sus escamas son más apagadas, ocres, grisáceas y marrones, con ojos amarillos y brillantes.

Ambas están en la mismísima cima de la cadena alimenticia, y en sus hábitats pueden atrapar y engullir con tranquilidad mamíferos y reptiles grandes. Jabalíes, ciervos, y hasta felinos grandes, si tienen la oportunidad de atraparlos.

Una vez que estas enroscado en su cuerpo puedes darlo todo por perdido, necesitan unos pocos segundos para asfixiarte, y aún menos para (posiblemente) inducirte un paro cardíaco fatal.

Si una cosa deja claro la madre naturaleza a cada instante es que no le falta creatividad. Tanto es así que criaturas como las serpientes constrictoras, sin extremidades, ni veneno, ni sofisticados cerebros, con suficiente tiempo y mucha evolución, pudieron convertirse en las depredadoras sin parangón de sus hábitats. Esas que hasta los más terribles felinos y más grandes reptiles evitan.

1 comentario en «Serpientes constrictoras: espeluznantes maravillas de la naturaleza»

Deja un comentario