koalas, tiernos y extraños animales

Decir que los koalas son extremadamente raros no es poca cosa cuando totmamos en cuenta que en el reino animal hay criaturas como las wetas, los insectos criotolerantes; o las serpientes constrictoras, que estrangulan a sus presas sin siquiera tener extremidades.

Pero el koala no tiene que competir con nadie para demostrar que es muy extraño. Las pruebas están a simple vista, para empezar viven en bosques venenosos de eucalipto, de los que dependen para mantener una temperatura corporal estable, pues son incapaces de sudar.

koalas
Foto de Jordan Whitt, Unsplash

La dieta de los koalas también es bastante rara, consiste casi por completo en hojas de eucalipto, tóxicas para cualquier animal que no sea uno de ellos. Y no es que simplemente las ingieran a diario sino que pueden llegar a comer hasta medio kilo de eucalipto en un solo día.

Gracias a la alta cantidad de agua presente en su amado eucalipto, la mayoría de los koalas ni siquiera tiene que molestarse en buscar agua para beber. Lo que explica su nombre, que significa “el que no bebe agua”.

koalas y las ETS

Al menos el 90% de estos rechonchos marsupiales sufre de clamidia, una enfermedad de transmisión sexual que puede causarles ceguera y hasta la muerte. Por esto los koalas se consideran animales inusualmente peligrosos, a pesar de que puedan parecer osos de peluche con dedos muy extraños.

Fotografía de un koala sentado en una rama.

La huella dactilar de los koalas

Y hablando de dedos, los koalas tienen huellas dactilares, y como ocurre con los humanos, cada huella dactilar de koala es única e irrepetible.

Pueden correr pero no esconderse, al igual que cualquiera de nosotros, un koala podría ser reconocido por sus huellas en una escena del crímen.

Estos marsupiales son toda una caja de sorpresas. Comen hasta medio kilo de hojas venenosas al día, no toman agua, no sudan, tienen huellas dactilares y sufren de clamidia.

Así es Australia, señoras y señores, un lugar donde cada animal es exótico y donde la naturaleza no escatima en rarezas.

Deja un comentario