El cementerio de autos de Chatillon

Nada más extraño que ver aquello que han hecho los humanos, sin humanos cerca. Por eso algo como un cementerio de autos nos inspira tantos sentimientos curiosos. A mí, que crecí entre películas de terror de todo tipo, ciertamente hace que me pregunte: ¿A dónde se han ido los zombies?

Los cementerios de autos, junto a las ciudades desiertas y los parques de diversiones clausurados, son una fuente inagotable de extrañeza y horror a partes iguales.

Sin embargo, detrás de cada auto extraviado a la mitad de la nada, hay historias de lo más interesantes, pero eso sí, no tienen nada que ver con muertos vivientos, con una revolución de máquinas asesinas o con cualquier otro fin de mundo taquillero.

Cementerio de autos de Chatillon: ¿Un rastro de la Segunda Guerra Mundial?

La Segunda Guerra mundial fue sin duda alguna uno de los conflictos bélicos más destructivos y devastadores de nuestra ya bastante violenta historia.

Dejó un saldo de caos imposible de cuantificar en toda Europa y un rastro de ruinas, campos minados e inmensos cementerios de autos.

Al sur de Bélgica, en un bosque que limita con Francia y Luxemburgo, podemos conseguir uno de estos despojos de la guerra; se le conoce como el cementerio de autos de Chatillón, un sitio donde la maleza y lo salvaje han cubierto lentamente lo que los soldados dejaron atrás. Al menos esa es la historia.

cementerio de autos de Chatillon

Se sostiene que la mayoría de los autos varados en este bosque fueron abandonados por soldados de EEUU cuando la guerra terminó; el traslado, al parecer, resultaba demasiado costoso, y fue esto lo que llevó a los oficiales a decidir aparcarlos indefinidamente en una carretera a mitad de la nada, en 1945.

Con los años la madre naturaleza hizo de las suyas y el bosque reclamó los autos varados, hasta que el paisaje se convirtió en lo que podría ser fácilmente una fotografía de un mundo post apocalíptico.

Haciendo a un lado los futuros hipotéticos y las imágenes tremendistas, hay mucho que todavía no sabemos del cementerio de autos de Chatillón.

Aunque la hipótesis más difundida es que los autos pertenecían a los soldados estadounidenses, no ha sido confirmada nunca.

Los lugareños aseguran que en los bosques de la región hubo hasta 4 cementerios de autos como este, y entre todos sumaban un total de 500 vehículos abandonados.

Dichos autos fueron “desapareciendo” tanto por intervención de grupos de ecologistas, de las autoridades belgas e incluso de uno que otro turista osado con mucho tiempo libre y con ganas de llevarle un extraño y oxidado recuerdo a sus familiares y amigos.

Se supone incluso que en el año 2010 todos los despojos fueron retirados por completo, alegando su potencial daño al ecosistema del lugar. Pero como nada de esto se ha confirmado con un documento fiable la leyenda continúa.

Los habitantes de la región aseguran que los vehículos no pertenecían a los soldados norteamericanos, sino que fueron alquilados por estos.

Todavía más, otros afirman que los vehículos que hoy en día se podrían conseguir en el cementerio de autos de Chatillon no datan de la Segunda Guerra Mundial, al menos no en su mayoría, sino que son una mezcla de vehículos viejos y nuevos.

Sea como fuere, el bosque sigue siendo igual de misterioso y los autos, al parecer, no se han movido de su sitio. Y como todos sabemos cómo es internet ya no nos sorprendemos de que cada día un nuevo rumor nazca a propósito de este curioso bosque y sus inusuales despojos.

Ciertamente no es el bosque más raro que podrías conseguirte, pero tiene su gracia.

Yo por lo pronto, creo que me mantendré fascinado pero a una distancia segura, no quiero ser el primero en demostrar que los zombies si existen y que están al acecho.


Si te ha gustado el artículo compártelo con tu familia y amigos y ya sabes, nos leemos en los comentarios.

1 comentario en «El cementerio de autos de Chatillon»

Deja un comentario